03 agosto 2011

"La montaña" de Enrique Anderson Imbert

El niño empezó a treparse por el corpachón de su padre, que estaba amodorrado en la butaca, en medio de la gran siesta, en medio del gran patio. Al sentirlo, el padre, sin abrir los ojos y sotorriéndose, se puso todo duro para ofrecer al juego del hijo una solidez de montaña. Y el niño lo fue escalando: se apoyaba en las estribaciones de las piernas, en el talud del pecho, en los brazos, en los hombros, inmóviles como rocas. Cuando llegó a la cima nevada de la cabeza, el niño no vio a nadie.
-¡Papá, papá! -llamó a punto de llorar.
Un viento frío soplaba allá en lo alto, y el niño, hundido en la nieve, quería caminar y no podía.
-¡Papá, papá!
El niño se echó a llorar, solo sobre el desolado pico de la montaña. 

*En "El gato de Chesire".

8 comentarios:

  1. Jesus, siempre me ha encantado este micro. Es de los que lees, suspiras y relees buscando los trucos. Que de todos modos no se ven.
    Buena elección. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasa como a Rocío,es un micro excelente y punto pelota. Y no me canso de leerlo.

    Y todos los de Max Aub de Crímenes Ejemplares también son muy buenos.

    Muxuk!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Sobre todo su aspecto visual que logra involucrar al lector en la historia.

    ResponderEliminar
  4. Por un momento me he visto ahi, enterrada en la nieva junto al niño...

    Bss...

    ResponderEliminar
  5. Soy una admiradora de Anderson Imbert. No conocía este micro excelente. Gracias, Jesús.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Se agradece este repaso de buenos escritores.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este texto, vengo desde Los martes,micro, de Susana, y ayer viernes dejé pendiente la lectura de tu propuesta. Han pasado algunos meses desde esta publicación que hiciste, pero espero que no te importe que deje mi impronta en este lugar.

    Mi propuesta personal de este año es continuar por estos "lares" más amenudo.

    Un abrazo Jesús.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte