14 diciembre 2012

Presentación en Barberà


28 noviembre 2012

Empatía

Despierto con el gemido de la puerta al abrirse y veo la silueta de Félix en el umbral. Estoy a punto de llamar al celador cuando Félix enciende una de las cerillas de la gran caja que no sé cómo consigue robar en la cocina y se la acerca a los dedos hasta que el olor a chamuscado impregna la habitación. Me levanto de la cama y, de un manotazo, le tiro la caja medio abierta de la que salen disparadas las cerillas y quedan dispersas por el suelo. Doscientas cuarenta y ocho. No sé cómo ni por qué, pero lo sé. Félix me mira con la infinita paciencia de quien no comprende lo que ve y le importa un comino no hacerlo. Después se arrodilla para recogerlas y me tiende la caja.

22 noviembre 2012

Progreso


El abuelo acaricia los árboles que contrapuntean la acera. Lo hace cada día, al salir de casa, camino del huerto. Y me cuenta que cuando él era niño, los árboles paseaban por la calle como cualquiera de los habitantes de Olvido, desfilaban felices por los caminos, se mezclaban con los del pueblo y regresaban al bosque cuando les placía. Hasta que en la esquina, donde el bar del Toribio, colocaron un semáforo.

20 noviembre 2012

La lotería


Anochece. Charlie se sienta en una esquina y escucha las notas del saxo tenor que serpentean entre los arcos de una pequeña plaza del casco viejo. Rendido el espíritu, sin trabajo, sin mujer, sin casa. Se sienta cerca de los jóvenes marginales y sin futuro que escuchan al músico callejero que ni blanco parece y que repasa día tras día los estandars del repertorio jazzístico. Sublime como Young, desbocado como Coltrane, profundo como Hawkins. Lo que daría Charlie por la juventud de los chicos del barrio, por la energía de donde sacan las ganas de seguir, pese a todo.
 Ninguno sospecha lo que ocurre cuando el músico interpreta sus improvisaciones, repletas de disonancias salvajes, consecuentes y plenas de sentido, esas notas punzantes que ponen en tela de juicio la relación entre armonía y melodía. Ninguno sospecha por qué, cada día, uno de ellos no volverá nunca más a la plaza del saxo. Solo Charlie lo sabe. Por eso regresa cada noche y espera.

19 noviembre 2012

Armisticio


La Guerra de las Aves finalizó con el execrable y vil bombardeo de Olvido. Dos escuadrones de aviones salieron de la base aérea de Ciudad y soltaron sobre Olvido miles de toneladas de bombas que, como era de suponer, nunca llegaron a su objetivo. Las bombas olvidaron su destino a mitad de camino, por no hablar de que nadie en Olvido recuerda la Ley de la Gravedad. Tampoco corrieron mejor suerte las fuerzas terrestres que atravesaron Olvido ante la estupefacción de sus habitantes, atrincherados en sus casas pero ignorados como si fueran invisibles. Así que el informe del teniente general Quincoces dejó bien claro que Olvido había sido borrado del mapa y, con su exterminio, la guerra podía darse por finalizada.

Años más tarde, las pruebas de que Olvido seguía en su sitio, intacto, eran irrefutables, pero desde Ciudad nunca se reconoció esto y las autoridades siguieron comportándose como si fuera poco menos que un espejismo que engañaba los sentidos de los más románticos.

07 noviembre 2012

01 noviembre 2012

Vendaval de microrrelatos terroríficos

Me hago eco de una iniciativa para convertir el día de Todos los Santos en el Día de los Microrrelatos Terroríficos. Tienes todo el día de hoy para dejar tu micro en los comentarios del blog Vendaval de microrrelatos terroríficos
Hasta cien palabras.

30 octubre 2012

Rescoldos


Tras más de diez años compartiendo vacaciones, Albert y Marga olvidan la rutina en destinos diferentes. Albert fotografía Lisboa con el secreto deseo de encontrar a Marga, su modelo de los últimos años, en cada encuadre. Marga posa por las estrechas calles de Sighisoara con el sueño de ser poseída, como hasta hace tan solo unas semanas, por la cámara de Albert. 

Y en un instante, pese a los miles de kilómetros que los separan, son conscientes de hallarse el uno frente al otro; el mundo paralizado en torno a la línea invisible que los une.

18 octubre 2012

Festival Acróbatas 2012


 El Festival Acróbatas es un ciclo anual de conciertos que organiza el colectivo Les Nits del Art, y que aúna canción y poesía en un mismo escenario. Desde la perspectiva del arte como oficio, Acróbatas reúne a artistas consagrados y a voces nuevas alrededor de la palabra, en una apuesta intimista y sin concesiones por el talento. El festival, que este año llega a su sexta edición, se celebra en L´Hospitalet (Barcelona) - aunque en su segunda edición se celebró de forma simultánea también en Madrid – del 07/11-11/11 de 2012. Entre otros, han participado músicos de reconocido prestigio como Luis Eduardo Aute, Javier Álvarez, Carlos Chaouen, Mikel Erentxun, Alejandro Martínez, Iván Ferreiro, Quique González, Pereza y Pancho Varona que, han compartido espacio con escritores de la talla de Luis García Montero, José María Micó y Benjamín Prado. Este año abre el festival Leiva (Pereza) y cierra la edición Javier Krahe. También estará Luis García Montero, y por primera vez, además de la poesía, en su programación se incluye el género breve. El 8 de noviembre Agustín Martínez y un servidor haremos una lectura conjunta de micros. Todo un lujo, que ya iremos concretando, para una cita que año tras año se vuelve cada vez más y más ineludible.

 
Luis Eduardo Aute en el festibal Acróbatas



Quique González, Luis García Montero, Sonia San Román y Pancho Varona. Octubre 2008, Madrid

Comparte