14 noviembre 2011

Poética


Llegó completo a los treinta y cinco. Entonces, le amputaron el pie izquierdo. Una enfermedad rara.
Los siguientes diez años fueron un ir y venir del hospital donde, como si fuera una pieza de carne sin desperdicio, le cortaban los pedazos de las extremidades a las que dejaba de llegarles el flujo sanguíneo; las piernas primero, después los brazos.
Cuentan que lo sacaban del hospital amarrado a una silla de ruedas para que no perdiera el equilibrio, vestido con un jersey de un sólo agujero, y aún sonreía, se miraba ¿¡complacido!? y decía, “creo que ya falta poco para que me dejen perfecto”.


*Hoy es el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad jodida y, hoy por hoy incurable. Espero que la crisis no la convierta también en carísima de tratar.

18 comentarios:

  1. Has descrito con dureza y realismo, las secuelas de la Diabetes y los estragos que ocasiona.
    Hace tiempo que te leo y seguiré haciendolo.
    Me sumo a pensar que la crisis no afecte a los recursos que se necesitan para paliar los efectos nocivos de esta enfermedad...los laboratorios que la tratan son muy potentes(demasiado)...
    Recibe mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy muy preocupada, ya veremos qué pasa con la sanidad, con la educación... Pero espero que los enfermos de diabetes por ejemplo no se vean afectados, como dice Anna es una enfermedad que interesa investigar y a la que se han dedicado muchos recuros como para dar marcha atrás ahora...
    Las enfermedades raras son otro cantar, de por sí no se investigan, ahora menos... Ser un freak es y va a ser una putada... Pena que no exista la escuela de mutantes del profesor Xavier...

    Qué película más buena Freak´s parade(la foto que ilustra la entrada es de esa película) y que escalofirante, de escalofrío de verdad...

    Take care!
    Muxuk

    ResponderEliminar
  3. Pues sí Jesus, es una putada. Esperemos que la precariedad económica no afecte a la investigación ni frene su desarrollo, y pronto den con el remedio adecuado. Mi solidaridad con todos los que padecen esta enfermedad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Un micro brutal, Jesus, me gustan este tipo de textos tan "gores", asentados sobre todo en la imagen que se va creando el lector en la cabeza. Por cierto, buena idea lo de la ABLACC, siempre he pensado que los blogs podrían convertirse en una especie de taller virtual que sirva para corregir fallos en los textos y para ver cosas que nosotros nos vemos pero que ven los demás. A mí me ha servido para corregir errores, desde luego.

    ResponderEliminar
  5. Vengo de familia de diabéticos, pero por ahora me he librado y saboreo con gusto toda suerte de dulces. Gracias a la subvención del tratamiento, mis familiares pudieron, y pueden, seguir viviendo sin problemas, salvo por esos molestos pinchazos que se tienen que dar a diario en la barriga.
    Esperemos que los recortes en sanidad no provoquen lo mismo en los cuerpos...

    ResponderEliminar
  6. Sí, es verdad. Por lo general somos demasiado benignos y muy laudatorios y poco análiticos y críticos. De todas formas, hay excepciones: estos dos últimos micros, Jesús, son geniales... el de la abuela que supongo disecada y el del muñón. Y que viva el humor negro.

    ResponderEliminar
  7. Vale, pues me despacho a gusto. No me gusta lo de "complacido" entre interrogantes y signos de admiración. No sé qué aporta. La idea me gusta, eso de que restar es sumar, completar. Vamos, lo de menos es más. Pero no me convence el final, le falta (en mi opinión) algo más de gancho, de fondo... (ojo, que no digo sorpresa). Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Bien Víctor, así me gusta. El complacido entre signos pretendía matizar su mirada, claro que tal vez quede mejor con un buen adjetivo o incluso sin matiz.
    En cuanto al final, pretende cerrar el círculo que abre el título, como un microrrelato al que consigues dejarlo en la esencia. A mí me gusta, pero le daré alguna vuelta más.

    Gracias!?!?! (ya sabes, pa'joder)

    ResponderEliminar
  9. Oscuro. Me gustó el cierre. Me hizo pensar en el concepto de perfección aplicado al estado del cuerpo. En este caso, el amputado parece haber sufrido una compensación a las pérdidas corporales. Algo parecido a lo que supongo será un estado de gracia. Éxtasis. Me ha impresionado.

    ResponderEliminar
  10. Hay que tener mucho temple para tomárselo así...

    Las fotos, tremendas.

    Las dos...

    Mi hermana tiene diabetes, y lleva pinchándose desde los diez años, aunque lo lleva bastante bien, en todos los sentidos.

    Creo que la solución final está cerca, si a "cerca" le damos una dimensión bastante elástica, y si -como bien dices- no disminuyen los fondos destinados a la investigación con células madre, y a la regeneración de tejidos, que es donde se ubican los avances más esperanzadores, tanto para este mal como para muchos otros.

    ResponderEliminar
  11. No podías haber escogido mejor la imagen que ilustra el texto. Impresionante la escena de la caja de cerillas. Obviamente, aplaudo como los demás tu vertiente más gore. Me pirra.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. A mí me gustó mucho el contraste entre la imagen que deja en el lector y la que tiene el personaje. No es optimismo, es inconsciencia creo yo. A mi sí me parece los signos de exclamacion e interrogación, reflejan la opinión del narrador. No entendí lo de "enfermedad rara" si era irónico no se siente.
    Me parece excelente el micro. Un abrazo.
    Carolina Rangel
    @carolinarangel7

    ResponderEliminar
  14. La diabetes es una enfermedad sobre la que se presta muy poca atención. Es cierto. Y tu micro refleja muy bien hasta dónde puede llegar. Buena manera de recordar que está ahí y convivimos con ella.

    Saludos al doctor.

    ResponderEliminar
  15. Creo que me ha dado justo debajo de las costillas. Y en estos casos duele mucho más cuando sonríen.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Yo la he vivido de cerca durante toda mi vida: mi madre era diabética y a mi tía ya le han amputado las dos piernas... así que leerte me ha revuelto el corazón y los recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es la primera vez que visito tu página, y me he encontrado con una imágen brutal y con un micro que le hace compañía reflejando los 'cortes' de una enfermedad en una sanidad con 'recortes'.

    La aspiración del superviviente a estar perfectamente sano, es el toque irónico que más me ha sorprendido, porque al leerlo, creí que al final sólo le quedaría una oreja o la boca, para escuchar al médico cuándo sellaría (o amputaría) para siempre su boca.

    Un placer pasar por aquí, aunque me he dado un susto de muerte con la foto.

    Des - demispalabrasylasvuestras.

    ResponderEliminar
  18. Brutal, duro y muy descriptivo. La verdad es que el tema es preocupante. Todo mi apoyo,cielo.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte