13 abril 2011

Al otro lado

Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura se convirtió en rana con un sonido sordo, introvertido, y un poco de humo. Ella se quedó mirándola  y la recogió del suelo, con disimulo, temerosa de que alguien, cerca del pajar, se diera cuenta de lo que había ocurrido. Después introdujo la rana en la bolsa que llevaba y se acercó de nuevo al camino que conducía a la fonda, a hacer mariposas con los ojos a otro peregrino. Sólo uno más y tendría suficientes para la docena de ancas de rana que se le habían antojado a su señor.

19 comentarios:

  1. Me gustó, Jesus. Porque la frasecita se las traía. Además, hemos coincidido parcialmente en el tema (pronto lo cuelgo en mi blog) aunque supongo que ese "apuesto joven" nos remite a casi todos a los cuentos de hadas. Por lo visto no ha habido suerte. Nada, a mí me gustó. Algo es algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Genial, Jesus. Hoy es día de cuentos, vistos de otra manera. El tuyo me gusta mucho
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Jesus. Aunque digo yo, con semejante poder en los labios... ¿no le sería más fácil besar a su señor y acabar con los antojos? ;-)
    Bromas aparte, un micro excelente, como siempre. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Jesus, bien resuelto, mi primera idea también rondó los príncipes y las ranas, la frasecita era de cuidado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Je, que pena... He pensado lo mismo que Rocío, tenía que besar al señor...

    ResponderEliminar
  6. Creo que muchos coincidimos con los batracios esta vez. Te ha quedado muy bien Jesus, ese "su señor" le da un toque más negro, un buen remate.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. En pocas líneas Jesus le das la vuelta al cuento y nos haces ver el otro lado al que haces referencia con el título. La frase se las traía y sacaste petróleo. Me gustó mucho "con un sonido sordo, introvertido".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Original la vuelta que le has dado al cuento con ese nuevo final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. G E N I A L
    clap clap clap!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que la frasecita nos ha inducido a caminos similares a todos, pero el tuyo es muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Fantástico relato que juega con los cuentos tradicionales para acabar metiéndolos en un guiso de ancas de rana.

    Besos y abrazos de no rana.

    ResponderEliminar
  12. Ese es el poder de las mujeres. Simplemente una mirada y la mayoría caemos rendidos a sus pies.

    Suerte en el intento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Me cuidaré de besar a princesas, aunque yo no sea muy principesco que digamos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Me encanta!!!!!! jeje las ranas dan mucho juego y este es muy original
    Saludillos

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por los comentarios. Esta vez la rana, se quedó rana.

    Abtrazos

    ResponderEliminar
  16. Hola buenas... con tu permiso me llevo esta rana a la charca de las ranas (charcaderanas.blogspot.com).
    Saludillos

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte