20 noviembre 2012

La lotería


Anochece. Charlie se sienta en una esquina y escucha las notas del saxo tenor que serpentean entre los arcos de una pequeña plaza del casco viejo. Rendido el espíritu, sin trabajo, sin mujer, sin casa. Se sienta cerca de los jóvenes marginales y sin futuro que escuchan al músico callejero que ni blanco parece y que repasa día tras día los estandars del repertorio jazzístico. Sublime como Young, desbocado como Coltrane, profundo como Hawkins. Lo que daría Charlie por la juventud de los chicos del barrio, por la energía de donde sacan las ganas de seguir, pese a todo.
 Ninguno sospecha lo que ocurre cuando el músico interpreta sus improvisaciones, repletas de disonancias salvajes, consecuentes y plenas de sentido, esas notas punzantes que ponen en tela de juicio la relación entre armonía y melodía. Ninguno sospecha por qué, cada día, uno de ellos no volverá nunca más a la plaza del saxo. Solo Charlie lo sabe. Por eso regresa cada noche y espera.

4 comentarios:

  1. Sugerente retrato urbano con fondo de jazz. Me preocupa esa improvisación cuyo destino solo Charlie conoce, esas disonancias llenas de sentido.
    Buen gancho de izquierda. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Si algo disfruto es cuando el título de una pieza se amalgama con su cuerpo justo en el momento en el que termino de leerla.

    Me parece perverso el móvil, pero comprensible por lo que tiene de revancha.

    Gracias por el regalo, Jesús.

    ResponderEliminar
  3. Una lotería. Un magnífico relato, que te deja con la sonrisa y la intriga, entre las disonancias de una vida llena de problemas.

    Me gusta el jazz, mucho y es tan difícil.

    qué gusto da leerte

    ResponderEliminar
  4. Me fascina ese "que ni blanco parece". Más incluso que el final sin fin de la propia historia. Creo que es un texto de género, en blanco y negro, con sus luces y sus sombras, en el que sólo nos dejas ver lo que tu quieres que veamos. O viceversa. Es revelador advertir como encajas el hecho narrativo en un andamiaje que le otorga forma. Brillante, Jesus. Abrazos.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte