28 noviembre 2012

Empatía

Despierto con el gemido de la puerta al abrirse y veo la silueta de Félix en el umbral. Estoy a punto de llamar al celador cuando Félix enciende una de las cerillas de la gran caja que no sé cómo consigue robar en la cocina y se la acerca a los dedos hasta que el olor a chamuscado impregna la habitación. Me levanto de la cama y, de un manotazo, le tiro la caja medio abierta de la que salen disparadas las cerillas y quedan dispersas por el suelo. Doscientas cuarenta y ocho. No sé cómo ni por qué, pero lo sé. Félix me mira con la infinita paciencia de quien no comprende lo que ve y le importa un comino no hacerlo. Después se arrodilla para recogerlas y me tiende la caja.

3 comentarios:

  1. Un micro que deja en el lector una sensación de tristeza profunda, Jesús. Nos llevas a una situación límite de los personajes y -al menos en mi caso- la desazón se prende y cuesta soltarla.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Lo que dice Pedro, se queda uno hecho polvo. Desconocemos las reglas y la cultura de esa institución (sabemos que es algo de eso por el celador). Y como estamos en el lado de acá de a locura no sabesmos interpretarla y eso nos produce miedo.
    Un abrazo, Jesús y Pedro

    ResponderEliminar
  3. Jesús,
    Llego tarde pero a tiempo a esta lectura, espero. Estoy de acuerdo con lo que dicen mis compañeros de comentarios... A mí me queda una pequeña duda inicial sobre si habré entendido el micro o no y de inmediato, sin más, decido que me gusta porque me estremece, me llega el olor a quemado y el frío de la celda/habitación que no se menciona pero se percibe.
    Felicidades y abrazos navideños admirados

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte