01 septiembre 2011

La cigüeña negra

Desde el campanario más alto de la comarca domina los pueblos dispersos por el valle. De lejos parece una cigüeña pero sin las plumas blancas que a éstas les otorgan respetabilidad y elegancia. Sólo destaca en su negrura un gran pico rojo con el que crotora por la noche, tras lo cual se queda muy tiesa y escucha al valle, lo que el eco le devuelve. Después, como un oráculo que anticipa el porvenir, cierra los ojos un segundo y alza el vuelo, en busca del origen del sonido.

Su vuelo es circular, silencioso, sólo la delata el batir de alas que la ayuda a frenar para posarse. Tal vez si fuera mortal prestaría más atención a las maniobras de los del pueblo que, cuando la sienten acercarse, cuando perciben la breve brisa de muerte que trae su aleteo, se encierran en sus casas y cenan reunidos, abrazan a sus hijos y los consuelan, cada uno convencido de la inocencia de sus pequeños.

Porque a la mañana siguiente, cuando los niños salen de casa para ir al colegio, a bañarse al río, o a acompañar a padre y madre a realizar las tareas del campo, la cigüeña negra los sobrevuela, encuentra al error del que el eco le habló por la noche y lo pinza con su pico por el pantalón, la camisa o los pelos si es necesario para llevárselo volando, de vuelta, al lugar de donde nunca debió salir.

Y el pueblo queda triste unos días, sólo unos días, que después se pasa todo.

20 comentarios:

  1. Esta pieza contiene en sí tres historias. La que nos cuentas, la que pasó y todas aquellas que transcurren en los otros pueblos. Nos narras una y dejas que imaginemos dos más, completando el tríptico. Genial.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Cagüen Blogger! Esta entrada estaba programada para mañana pero bueno...

    Gracias, Agus, surgió a raíz de la propuesta de una revista de colaborar en un bestiario.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Jesus. Fiel a tu estilo. Y muy original.
    Imposible resistirme a dejar un comentario.
    Un abrazo.
    Fabiana Calderari

    ResponderEliminar
  4. Extraordinario, sobretodo la frase final, es como un reproche, no importa lo fea de la tragedia siempre la olvidamos.
    Carolina Rangel

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno Jesus. Me ha encantado de principio a fin. El hecho de que la cigüeña que se lleva a los niños sea negra convierte a este micro en el negativo de una fotografía. Estupendo.

    ResponderEliminar
  6. Fantástico, Jesús. Me ha encantado la forma de cerrar el texto en esa última frase. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Espeluznante este vuelo de cigüeña negra llevándose niños errados. Ahora me explico porque veo tanto buitre sobrevolar mi pueblo, ¡eran cigüeñas negras! jeje

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  8. Realmente bueno, tiene poderosas imágenes que se quedan dentro y ese final que dice y no cuenta queda en manos del lector.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. No lo entiendo. Pero es inquietante y te atrapa desde las primeras frases.

    ResponderEliminar
  10. "Encuentra el error", qué forma de decirlo. Y las madres creen que sus hijos son inocentes. Esa cigüeña en negativo, con sus plumas negras y sus vuelos circulares, tiene algo de ángel exterminador. Y el suave reproche final, el olvido sobrevolando incluso por encima de la cigüeña negra... muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a todos por la visita y los comentarios. Me alegro de que os haya gustado.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Estupenda historia, Jesús. De paso he aprendido la palabra "crotorar", que no la tenía registrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Yo también la aprendí escribiéndolo, Juan. Me alegro de que te gustara el pajarito.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Duro trabajo el de esta cigüeña y muy bueno tu micro.
    Un saludo, Jesús.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Torcuato, por la visita y el comentario. Me alegra que te gustara.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Norberto, me alegra mucho que te guste!

    ResponderEliminar
  17. Vaya micro, terrorífico, muy tuyo, pero me ha gustado. Lo he leído varías veces, y sólo puedo decir que genial, me pone los pelos de punta. Muxuk

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte