20 septiembre 2010

Sebastian's Voodoo

14 comentarios:

  1. Por lo que tienen de historias cortas, de vez en cuando os daré un respiro y colgaré algo bueno de verdad. Espero que os guste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Realmente bueno, gracias por compartirlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. En el cine de animación hay verdaderas joyas. Y no hay que irse a las superproducciones Pixar.
    Muy buena esta. Gracias Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Fantástico! Gracias por colgarlo. Y tus historias cortas son también buenas de verdad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartirlo, Jesús. Maravilloso corto.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, Jesús. Aunque por una vez - me refiero a lo del respiro - no estoy de acuerdo contigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Fantástico, los cortos son micros en imágenes, o viceversa, y este corto de animación es sensacional. Gracias por traerlo hasta aquí, pero espero que sea para que tú tengas un respiro, y no para dárnoslo a nosotros. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Jesús! Me ha dejado de principio a fin impresionado. Modo de contar las cosas, estética y final. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  9. Impresionante! La solidaridad maravillosa de los muñequitos de vodoo, gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  10. Impresionante!! Una joya. Gracias Jesus, aunque tus micros también son verdaderas gemas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta, ya he venido a verlo dos veces. ¿Cómo pueden ser tan expresivos los muñecos con tan pocas posibilidades?

    ResponderEliminar
  12. Muy chulo!! me encantan estos cortos animados, dicen tanto en tan poco que te deja pensando...
    Un beso0

    ResponderEliminar
  13. Muy chulo, me ha encantado, pero que penita al final. De todos modos prefiero tus cuento. Muxuk

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.

Comparte